Cortinas antiturbidez para obras en puertos

  • Cortinas antiturbidez de contención de sedimentos

  • Cortinas de 2,4,6,8 y 10 metros de profundidad

  • Fácil despliegue

  • Pueden desplegarse hasta finalizar los trabajos de construcción

  • Silt Curtains

  • Silt Curtains

  • Silt Curtains

  • Silt Curtains

  • Silt Curtains

  • Silt Curtains

  • Silt Curtains

Cortinas antiturbidez de contención de sedimentos

Silt Curtains

Cortinas antiturbidez para obras en puertos.

La Cortina Antiturbidez está concebida para complementar las labores de contención de las barreras convencionales cuando el problema radica en la presencia de sedimentos y áridos a la deriva, provenientes de operaciones de dragado u otros, y que, por lo tanto, pueden encontrarse a profundidades superiores a las que el faldón de una barrera puede trabajar.

La Cortina antiturbidez tiene un faldón  desde 2  a 10 metros de profundidad. Se presenta en tramos de 25 m y están fabricadas en un tejido de polipropileno reforzado con fibra de PET de alta resistencia, que gracias a su capacidad de drenaje permite el paso de agua al tiempo que actúa eficazmente como barrera contra sedimentos y áridos.
Está diseñada para ser montada con facilidad sobre las Barreras de Contención MARKLEEN  A y P. Para instalaciones de carácter permanente se recomienda el uso de la cortina antiturbidez junto a la barrera permanente MARKLEEN P.
La conexión a la barrera se realiza mediante la cadena que cuelga del faldón con grilletes. La conexión entre tramos se efectúa del mismo modo, todo ello si la barrera  utiliza su tipo de conexión habitual (ASTM, Noruego, UNICON, etc.)


Ámbito de aplicación
Tal y como se define en la norma ASTM F 625 de clasificación de aguas para sistemas de control de derrames, se recomienda el uso de  cortinas antiturbidez en  en aguas protegidas, caracterizadas por olas pequeñas de hasta 1 metro de altura y corrientes inferiores a un nudo.
La eficacia de cualquier cortina antiturbidez, entendida como el grado de reducción de partículas en suspensión al otro lado de la cortina, obliga a no recomendar su uso en alta mar, en presencia de corrientes superiores a 1 nudo, en áreas frecuentemente expuestas a fuertes vientos o grandes olas, zonas de  rompeolas y otras zonas en las que se generande forma frecuente una agitación en la cortina antiturbidez, impidiendo la función para la que ha sido fabricada.
No obstante, las características de los materiales utilizados por Markleen, permiten soportar condiciones  desfavorables, propias de aguas abiertas (olas de hasta 2 metros), durante periodos breves de tiempo, aunque evidentemente la función de filtrado de partículas en suspensión quedaría notablemente reducida debido a la agitación en la propia cortina.

Imprimir